El Kinder en Alemania

 

El ciclo escolar va arrancando y me da gusto ver por doquier fotos de los peques entrando a sus colegios y kindergarten, verlos posando con sus mochilas muy entusiasmados por la nueva etapa que comienzan.

No cabe duda que es muy sabio ese dicho de “a donde fueres has lo que vieres” y así como en latinoamerica es muy importante para los niños  desde pequeñitos aprender ingles y saber usar la computadora, en Alemania el  jugar libremente y divertirse aprendiendo están en primera linea.

Para empezar los germanos dedican hasta todo un mes de vacaciones de trabajo para realizar el “acoplamiento al kínder” de sus hijos, mucha gente “sacrifica” sus vacaciones para que su hijo pueda adaptarse de la manera menos traumática posible a su nueva etapa preescolar.

Pero ¿Cómo sucede?

Hay muchas formas, a continuación te comparto el método de aclimatación de los jardines de niños de la Cruz roja en el norte de Alemania.

En primera instancia se busca que el maestro educador establezca una relación solida y de confianza con el niño, para que este  pueda aprender en armonía y con confianza su integración en esta nueva etapa. Para su optimizacion  existe un plan de aclimatación que está dividido en tres fases.

  1. Primera Fase. Consta de 3 dias en los cuales el papá o la persona de confianza del niño está con el en la institución del kínder a todo momento.
  2. Segunda Fase. En el cuarto dia se intenta separar al niño de su persona de confianza si el niño reacciona de una manera positiva el padre de familia se puede alejar por un lapso corto de tiempo siempre y cuando este al alcance para calmar al niño por si el llora o se siente inseguro.
  3. Tercera Fase.  en esta última fase el niño aprende a despedirse de su cuidador principal, juega con otros niños por un pequeño lapso de tiempo sin que el papa o la mama estén presentes y Así hasta que el niño este completamente adaptado.

 

En Alemania los jardines de niños no compiten por quien tiene mas horas de computo o en cual tu hijo aprende más rápido a leer, aquí los niños de la edad preescolar llevan un plan muy ligero y si bien aprenden de la vida, los oficios, de ciencias naturales y ecología lo hacen siempre de una manera muy relajada y siempre con juegos que los incentiven a aprender del tema,  eso si tienen un plan muy estructurado pero en el los niños pueden ser libres ¿Lo imaginas?

No hay hora del “receso” como tal, por las mañanas los niños desayunan de acuerdo a como van llegando, y después pueden decidir que es lo que les apetece hacer, ya sea construir con legos, jugar a la tiendita o manejar un triciclo.

Es muy común que los niños coman en el kínder. Los horarios de salida varían desde las 13:00 a las 17:00 horas.

Por lo regular cada grupo dedica un día a la semana para hacer deporte o movimiento y otro para hacer la escuela de música, que no es nada más que clases de música en donde los niños aprenden rimas y rondas infantiles al compas de diferentes instrumentos.

¿Qué tal te pareció este post informativo? ¡Qué tu y tus hijos tengan un muy placentero inicio a clases!

 

 

Soy esa mamá

 

Soy esa mamá que se enoja porque sus hijos tiran el vaso de agua y luego se arrepiente.

Soy esa mamá que solo ve cualidades y no defectos, para mi todo es perfecto.

Soy esa mamá que cuida cada paso de sus hijos, que no los deja respirar.

Soy esa mamá que no sabe que cocinar al día siguiente, la que busca recetas para niños con muchas vitaminas y minerales.

Soy esa mamá  que se vuelve loca con los gritos de los niños en casa, que exigue y parafrasea con alto volumen y cierta desesperación que es momento de seguir las reglas, calmarse y no gritar.

Soy esa mamá que se preocupa de más, la  que se va a la cama hasta ver la cocina limpia, la ropa doblada y los juguetes de regreso a su lugar.

Soy esa mamá exigente y emocional que lucha entre el amor y los límites.

Soy esa mamá que se equivoca, que no se juzga,  que siente que crece con sus hijos.

Soy esa mamá hábil que es la mejor haciendo pompas de jabón, la que sabe hornear y a la que le gusta patinar.

Soy esa mamá que le encanta ir de spa una vez  por semana  con su hija, la que comparte con ella el gusto por la moda y la belleza.

Soy esa mamá que lucha contra todos para que su hijo crezca libre de estereotipos, esa mamá a la que miran mal porque mi pequeño se viste de rosa y le gustan las muñecas y los cochecitos para bebe.

Soy esa mamá que no castiga soy esa mamá que permite.

Soy esa mamá que tiene dudas, esa mamá que busca todo en internet.

Soy esa mamá que le compra a su hija su disfraz favorito de las Tortugas Ninja aunque esto sea visto con muchas etiquetas pues una niña “viste y calza como Princesa”.

Soy  esa mamá que se la pasa pensando en como acercarse más a sus hijos pero cuando vienen a interrumpir mis tareas diarias difícilmente puedo ponerles atención y dedicación pues me resulta muy difícil interrumpir mis tareas una y otra vez constantemente.

Soy esa mamá que se preocupa demasiado por el futuro, que piensa y analiza y olvida muchas veces dejarse llevar por el momento, por el aquí y  el ahora.

Soy esa mamá que disfruta jugar con sus niños.

Soy esa mamá que desconfía de todo el mundo, quisiera guardar a mis hijos en una burbuja para que nada malo les pasara nunca…

Soy esa mamá que grita, que siente, que vibra, que llora en cada musical de la escuela, que se siente orgullosa por una buena nota, por cada palabra nueva, por aquel salto grande por la vereda.

Soy esa mamá llena de miedos que va por el mundo buscando lo mejor para sus hijos

Yo soy esa mamá… soy una sola en muchas versiones de mí, me acepto y me libero de todo estereotipo esclavizante porque yo me merezco sentir, vibrar, equivocarme y llorar…

 

Simplemente como tú y como yo… esa mamá que hoy señalas podría ser tu hermana, tu prima o tu tía, tu mejor amiga, o tu novia… por eso deja de señalar y aprende a tener compasión.

TODAS SOMOS ESA MAMÁ.

 

Conecta con tus hijos a través de tu niño interior

 

 

 

Siempre he pensado que prevenir es mejor que lamentar, de hecho soy una mamá precavida siempre que puedo, y si bien es cierto que no puedo ahorrarle ciertos procesos de crecimiento a mis hijos sé, que sin embargo los puedo ayudar y guiar de la manera más amorosa posible a que elijan y aprendan de sus errores en torno.

Hace unos días haciendo una meditación guiada en youtube me quedé pensando en lo siguiente:

podemos conectar con nuestros hijos aún más sanando nuestro niño interior, pues al meditar y regresar al pasado nos ponemos en el lugar de nuestros pequeños aumentando así la empatía y la comprensión hacia ellos.

 

Ya lo dijeron los Beatles en aquel momento, “All you need is love”  ¡Y qué frase tan cierta! Se menosprecia por ser algo trillada pero si miramos más allá de la superficie nos daremos cuenta que la respuesta está ahí… en el AMOR.

¿Te has puesto a pensar como reacciona un niño cuando le gritas y como reacciona cuando le hablas con cariño y le pides que se calme y te cuente? ¡De una manera muy distinta! ¿No es así?, la clave está en cómo dices o pides las cosas, si le hace daño tu impaciencia o si le alivia tu comprensión. 

A lo que voy es, que en esta meditación guiada, recordamos y abrazamos a nuestro pequeño en su infancia, recordamos sus temores, sus miedos y comprendemos cuanto es que le hace falta un simple abrazo, que le tomen de la mano, que le digan que lo aman y que todo irá bien, ningún juguete o película  pueden llenar esos vacíos …

Criar conscientemente es una responsabilidad grande, más cuando conoces el poder del refuerzo positivo, sin explicaciones largas y tediosas, aprender a relajarnos cuando hace falta para poder mostrar límites sin ser abusivos, siempre con amor.

Y Claro que alguna que otra vez perderemos la paciencia, somos humanos, errar es parte de nuestra naturaleza, lo importante es saber que después de hacer sentir mal a nuestros hijos por un mal día en el trabajo, siempre podemos regresar a ellos y mostrarles nuestro amor infinito, pedir perdón, tomarlos de la mano, escucharlos… eso es ya una gran diferencia.

Ahora Sí Papá o Mamá que llegaste hasta aquí si ya me estás leyendo te invito a que busques 20 minutos para ti, en donde te sientes cómodo con la espalda erguida y las manos sueltas con las palmas hacia arriba, dale click a la siguiente meditación y prepárate a  encontrarte de nuevo con un niño maravilloso, estoy segura que después de que hagas esta meditación no verás con los mismos ojos a tus hijos, ¡Adelante! ¡Atrévete!  Dale click abajo y cierra tus ojos…

Me alegrará leer tus comentarios!

Sanción del Niño interno- Susana Majul

Scroll To Top