¿Amamantar o no? Es tu decisión.

amamantar
Foto de pixabay.com

Amamantar…
El simple hecho de pronunciar la palabra me produce tranquilidad, aunque quizá solo sea un juego de palabras, pues sé lo que significa en Alemán, “saciar, calmar, mitigar…”y es que dar pecho o cómo lo quieras llamar, es algo que va mucho más allá de lo simplemente natural, de que si lo puedes hacer o lo quieres hacer en público o no en tu país, de que si la sociedad lo ve bien o mal, amamantar es una decisión y es de dos, tuya y de tu bebé, y eso tu lo puedes timonear, pues tu bebé lo creas o no está conectado completamente a tí y lo que tu decidas creer el no te defraudará, si quieres que funcione o no depende sólo de tí.

No soy una experta y tan sólo tengo escasa experiencia pero lo que si me atrevo a afirmar casi sin temor de equivocarme es que: CUALQUIER MUJER PUEDE AMAMANTAR, hay muchos mitos, que sí la leche no sale, que si el niño no jala bien, que si no tiene fuerza al mamar… uff la cantidad de historias que he escuchado a lo largo de los años… si bien se algo que te puedo asegurar, es que Amamantar es como cualquier otro deporte…

¡Sí!, amamantar no es cosa fácil es más, debería ser considerado por la federación del deporte como deporte de alto rendimiento, y es que dar de lactar no es algo para gente indecisa, si te vas a decidir a amamantar, tienes que tener en cuenta que la práctica hace al maestro, tu puedes practicar y ser el mejor, o practicar y solamente hacerlo bien o no tan bien… pero de que uno puede después de practicar si que puede… como cuando aprendes a tocar cualquier instrumento, así que Animo, si tu deseo es amamantar: adelante, no te rindas, entre el cansancio infinito de esos desvelos interminables, hay una recta final y puedes tener la certeza de que todo es pasajero, inclusive está etapa mágica y agotadora en la que abrazar a tu bebe con su aroma tan peculiar, tan puro, consuela todo aquél martirio que uno creyó haber vivido en el pasado…

No se la demás gente, pero mi experiencia me ha demostrado que siempre que he estado a punto de claudicar y cuando ya no puedo más y quiero tirar la toalla, ahí esta ese siguiente instante, en el segundo milimétrico que le sigue, el momento siguiente en el que ya paso todo y las dificultades se fueron a la borda… sí, así de simple, intentar, intentar y volverlo a intentar y sobretodo no perder la calma, hay que declarar y aprender a soltar… si ese realmente es tu anhelo el universo se encargará de lo demás…

Hoy quiero decirte que NO ESTAS SOLA, en tus horas despierta a medias, con tus “pants” más cómodos, y tan desarreglada y cansada como nunca, no te exijas tanto, acabas de dar vida a un nuevo ser … no importa si lo hiciste hace una semana o hace diez, no menosprecies ese gran suceso, tu eres una guerrera inigualable, fuiste capaz de traer al mundo a un pequeño ser, lo mantuviste a salvo en tu vientre y lo alimentaste, compartiste tus emociones y tu día a día con él… y créeme  a el le da igual si le das el pecho o si le das el Biberón…

¿Qué es lo que quieres darle tú? Eso estará bien, estará más que bien… estará Genial.

¡No te exijas tanto mujer!, mira que se bien como te sientes, vulnerable y frágil y a la vez tan fuerte, esa montaña rusa de hormonas circulando por tu cuerpo te dice mentiras, te dice que puedes hacerlo mejor y que no lo estás haciendo nada bien… aprende a voltear la balanza, no son las cosas que no haz podido lograr lo que tienes que medir, sino las cosas que con esfuerzo y dedicación has logrado conseguir hasta aquí, hasta este punto de tu vida con las circunstancias que se encuentran a tu alrededor, con tu bebe recién nacido, con tu hijo preescolar o quizá con tu hijo único.

“no es un solo momento el que te define, sino toda tu vida”

Si una mujer tiene el privilegio de poder Amamantar a su bebé, si está sana, si realmente lo quiere, debería de ser una experiencia que te llene de poder en lugar de un sentimiento de inmovilidad… acuerdáte de la balanza… si piensas en las cosas que no puedes hacer por estar “atada” teniendo que amamantar a demanda a tu bebé no vas a estar satisfecha, acuerdáte de los viejos sabios, que gritan a los cuatro vientos que todo es pasajero, esta etapa terminará siendo un recuerdo y no importa que tan dura o que tan liviana sea para tí, tendrás la certeza de haberlo hecho, de haber aliementado a tu bebe con tu propio cuerpo y eso       !Es una maravilla! Recuerda que con todos sus pros y contras, amamantar es pasajero y lo que hoy es mañana no será así que gozálo con todos tus sentidos.

Es la mejor excusa para hacer pausas sin tener remordimientos, para estirar los pies en el sofá, para dejar en pausa todos los pensamientos que nos revuelven la cabeza, es un momento de unidad, en el que te deberías respetar a tí y a tu bebé, solos los dos, que el mundo de afuera se detenga, ya después tendrás tiempo de ponerte al día con lo demás.

Aprovecha esas dos, tres o cuatro horas que el niño duerme de toma en toma para hacer algo por tí, dejále a tu marido una hora a los niños, el lo sabrá manejar, ¡También son sus hijos!, vete al Super, a correr, tomate un café sin niños alrededor con una amiga, te sentirás muy bien y cargaras energía para seguir criando, criar es algo muy menospreciado y es que la verdad no hay trabajo más sagrado que este…de la crianza en el hogar depende toda la humanidad… ¿Lo habías pensado de esa manera?
Mamá, mujer, te estoy hablando a tí, que te preguntas si tu bebé querrá el lado izquierdo alguna vez… a tí que le temes a quedar deforme, acuerdáte de tus prioridades… nadie te obliga a amamantar y cualquier niño sobrevive sólo con Biberón, si bien la teta no es esencial para la vida, es una oportunidad única para conectar con tu pequeño, disfruta esta etapa fugitiva con gozo, con alegría, no habrá etapa alguna más adelante en la que nuestros hijos nos necesiten más que ahora, nos amen y nos adoren como lo hacen a esta edad… somos lo único y más importante en sus pequeñitas vidas… no los defraudemos con pequeñeces existenciales pasajeras que nos dicta la sociedad…

Mami, no estás sola y si tu quieres puedes hacer lo que quieras, puedes luchar por amamantar, puedes tirar la toalla y dar Biberón, no estás obligada a ser perfecta, tu hijo te querrá igual, a lo único que estás obligada es a serte fiel a tí, a amarte y a respetarte, a no menospreciarte y a estar orgullosa de ti, mira hasta donde lo haz logrado!

Con amor, especialmente para mis amigas, madres nuevas y algunas primerizas.

Karely.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll To Top