¿Estás educando a tu hijo para que sea bueno o para que sea un mentiroso?

Los niños pueden ser simplemente niños educados o ser mentirosos ocultando sus emociones

“Mentir acerca de lo que piensas, de como te sientes y de lo que deseas NO es ser educado, es ser MENTIROSO” -Melody Beattie, Ya no seas Codependiente

Muchas veces sobreestimamos la importancia de enseñarle a nuestros hijos desde temprana edad a poner límites. Nos olvidamos que son solo niños que están aprendiendo y descubriendo reacciones y emociones, realmente nosotros los adultos tendríamos que tener un poco más de compasión y paciencia al respecto, simplemente permitirles ser, sentir y desear, sin más expectativas, después de todo vinieron al mundo a experimentar sus propias emociones y vivencias.

Nos conducimos en un mundo de apariencias en donde abunda la información sin filtros más sin embargo la gente sigue confundida y no sabe muy bien si expresar lo que siente será catalogado como bueno o malo. El principal miedo que nos abstiene a ser nosotros mismos es el que dirán los demás acerca de nuestras acciones y eso, lo queramos o no,  lo vamos transmitiendo a nuestros hijos de generación en generación.

En su libro, ya no seas codependiente, Melody Beattie nos explica que hay que aprender a ser quienes realmente somos sin engaños y que debemos aprender a decir lo que realmente necesitamos decir; si somos complacientes y mentimos acerca de lo que queremos, sentimos o necesitamos no quiere decir que seamos amables, sino que somos unos Mentirosos, pues estamos fingiendo acerca de lo que realmente sentimos, pensamos o deseamos, para ser “buenos” ante los ojos de los demás.

“Los niños nunca han sido buenos para escuchar a sus padres, pero nunca fallan en imitarlos” – James Baldwin

Es muy sencillo, no les permitimos a nuestros sucesores enojarse, mostrar sus impresiones y vivirlas, les impedimos su propia capacidad de empoderarse conociendo de si mismos y a sus emociones para así poder distinguirlas y trabajarlas, les decimos que hacer rabietas, gritar y decir que no, es algo malo, es decir, les transmitimos el mensaje de que ellos son malos por sentir emociones a flor de piel… ¡Vaya lío! Porque indirectamente les estamos dando a entender a nuestros hijos que en efecto: Tendrán que ser pisoteados, abusados o mal tratados,  tendrán que aguantarse a expresarse fielmente como se sienten por que de lo contrario serán niños muy mal educados y sin piedad.

Yo como mamá estoy segura que eso no es lo que queremos transmitirles, sino todo lo contrario, esperamos de ellos que conozcan sus límites, que ayuden a los demás sin dejarse de lado, que sepan distinguir que es lo que quieren de lo que los de su alrededor quieren de ellos… entonces te pregunto a tí: ¿Crees que sea correcto obligar a tu hijo a saludar a alguien al que no le apetece? Si lo respetas como individuo que es, con sus emociones y necesidades el aprenderá por ende a respetar a sus semejantes y a sus emociones, podrá distinguir que está bien decir que no sin que la otra persona se ofenda, que por el hecho de no ceder no significa que sea mala gente, simplemente se está siendo fiel a su persona.

Así que la próxima ves que quieras que tu hijo se porte bien o sea educado con extraños pregúntatelo dos veces… pues puede que le estés enseñando a ser sumiso y abnegado. Ayudale a definirse, a sentir sus emociones, que el averigüe que está bien o que está mal, como se siente tras hacer tal o cual cosa, que sino tiene ganas de ir a visitar a la tía no lo haga, desapégate y entiende que no puedes forzar algo por el simple hecho de que esté bien o mal… respeta a tu hijo como individuo.

¿Qué opinas al respecto? ¿Estas en desacuerdo? Cualquiera que sea tu opinión déjamela saber, me encantaría poder leerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll To Top