Ir de compras con tus hijos

 

No hay nada más valiente para una madre que querer ir de compras sola con sus tres hijos, yo por supuesto una mamá muuuuuuy valiente creí que sería la expepcion y creí estar preparada para tal aventura! y la verdad es que no…

Quise pasar por alto que los niños son pequeñas criaturas que tienen la habilidad de agobiarte y hacerte sentir exhausta en menos de 2 minutos, y que  por alguna extraña razón tienen la capacidad de chuparse todas tus energías en un dos por tres y más aún si te has propuesto una actividad en especial.

Pareciera que su única misión en ese momento es impedir que tú, como persona individual realices lo que sea que tengas que hacer y que creas importante para ti. 

Queremos ignorar que desde el momento en que nuestro primer hijo llega al mundo ya no somos una persona individual, nos convertimos en esclavas amorosas y de buen humor las 24 horas del día…al menos eso esperamos nosotras mismas y la sociedad en general, las mamás actuales tan perfectas como en las Pelis de la tele.

Retomando el tema, hace unas semanas me sentía la mamá mas valiente y mis hijos necesitaban cada cual  cosas diferentes y ya que las dos mayores estaban de vacaciones y su papá tenía que trabajar decidí lanzarme a la aventura yo sola, “total”, pensé; “son mis hijos ¿Qué cosa puede pasar?, vamos a ir por cosas que además ellos necesitan”

 

Con lo que no contaba era que mis dos hijos más pequeños  no estaban en sintonía con las cosas que quería realizar aquel día.  A la del medio se le olvidó su tan amado y fiel chupete, ese que necesita a cada minuto del día porque es sumamente necesario para ella,  sin contar que tenía apenas semana y media de haber dejado el pañal…bueeeeno, !Aquello fue la locura!

A partir de los primeros 5 minutos de camino en el coche comenzó el caos, tal vez era una señal que no vi para regresarme camino a mi cómoda casa a pasarlo bien con mis tres pequeños, en lugar de ello emprendí mi viaje, mi aventura… fue tan agotador debido a  que los niños tenían necesidades a todo momento, ir al baño, comer, dormir, cambio de pañales, aburrimiento, estaban cansados, tenían sed,  etc., ese día sólo compre una blusa en rebajas para mi hija mayor, mis hijos comieron (porque yo ni  tiempo tuve de tomarme un café tranquila) y de regreso a casa, a escuchar 25 minutos de llantos y gritos porque a la pequeña se le había olvidado su chupete y mamá no traía repuesto. ¡Pero que osadía la mía pensar que sobreviviría una tarde entera sin su chupón! ¡No cabe duda que muchas veces sigo siendo tan ingenua como siempre! 

 

¿Cómo fue que sobreviví ese día?  Fue mi día de suerte, mi Esposo salió de trabajar temprano (lo que nunca en la vida) a Él,  tan sólo le basto con ver mi cara agotada y me relevó enseguida atendiendo y distrayendo a los pequeños, sólo así pude coger aire y tomar una tranquila y merecida siesta.

Y sí, si es agotador salir con tus hijos sola algún lado, mas aún si es necesario, pero no es imposible, si a tí como a mí se te dificulta hacer actividades porque no tienes con quien dejar a tus hijos aquí te dejo:


 5 consejos que te ayudarán a que tus compras con tus peques sean más llevaderas.

  1. Prepara lo que necesitas un día antes si te es posible. (biberones, pañales, chupetes de repuesto en la pañalera, botes de agua para el camino, los niños siempre tienen sed) así no olvidarás nada.
  2. Si puedes hacer tus compras cómodamente por internet no dudes en hacerlo, pagar el franqueo no es nada si lo comparas con el estrés que te puedes evitar.
  3. si no hay otra opción y tienes que ir a la tienda personalmente, revisa igualmente en internet si a la tienda a la que vas tiene estacionamiento o no, o si queda cerca de la parada del metro o autobús todo esto evitara que te demores de más y que tus hijos no se aburran y comiencen a hacer travesuras o estar cansados a la hora de la compra.
  4. Date tiempo también para disfrutar, queda con ellos que si se portan bien al final de las compras pueden comer juntos un helado o disfrutar un momento en la sala de juegos.
  5. ¡Calma! tomate tu tiempo y no quieras hacer las cosas a horario estricto, recuerda que con los niños los imprevistos siempre son parte del día a día. Así que planea tiempo de sobra.

Espero te hayan servido estos consejos y se tan valiente como yo y manos a la obra! 

 

¡Qué Mamá preparada vale oro! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll To Top