Saber pelear en Familia

 

Stephanie Schneider, una escritora y periodista residente en Hannover nos cuenta en su libro consejero “Der kleine streitberater” cómo pelear o discutir en familia sin reprimir sentimientos de una manera armónica.

“Lo mejor de una pelea es ese sentimiento que se tiene después de discutir: Nuestra relación resiste eso y más”

En su pequeño libro la autora no nos da pasos mágicos para dejar de pelear, al contrario nos incita a hacerlo pero de una manera más inteligente, es inevitable que los niños discutan, pelen, hagan rabietas y sobretodo que demuestren de forma natural sus sentimientos, al evitar pelear o discutir no estamos haciendo  más que reprimir los sentimientos naturales que como seres humanos experimentamos.

A lo largo de los años y ganando un poco de experiencia he aprendido que el problema no está en sentir enojo, rabia o rencor, sino en pretender que no pasa nada y seguir como si nada, evitar expresar ese tipo de sentimientos a la larga provoca solo frustración y sensación de incomodidad, algo que Stephanie también deja muy claro en su libro.

La autora recalca algo muy importante: Debemos de saber invertir nuestras fuerzas en lo que realmente vale la pena y no sólo en las apariencias”

Hacernos la siguiente pregunta: ¿Vale la pena invertir mis fuerzas en discutir? O mejor hago una pausa, escucho y veo que pasa…

Los niños fuertes son los  niños que pelean, en el libro la autora nos recuerda lo maravilloso que es cuando los niños nacen, ellos gritan y lloran y la gente al rededor se alegra pues es un signo de estar vivo, entonces…  ¿Porqué los límitamos y les prohibimos este tipo de expresión cuando crecen?

La autora nos sugiere observar nuestras reacciones, nos motiva a invitar a los pequeños a pensar que es lo que realmente hay detrás del aparente problema, con la siguiente pregunta:

¿Qué puedo hacer en este momento para hacerte sentir mejor?

Cuando le damos vuelta a la página y reaccionamos diferente a como solemos hacerlo damos lugar a un momento de lucidez y tanto el que tiene un problema como el que escucha tienen la oportunidad de observar con calma, cuál es el factor que causa la molestia y que se puede hacer para lograr el bienestar inmediato de las dos partes.

Marshall B. Rosenberg en su libro en alemán “Gewaltfreie Kommunikation: eine sprache des lebens” nos explica que los conflictos o diferencias surgen a causa de necesidades no cumplidas, esto sucede porque muchas veces no sabemos pedir concretamente lo que necesitamos y si nosotros como adultos muchas veces no somos capaces de transmitir lo que necesitamos de una manera concreta y sin rodeos imagináte nuestros hijos…

Pelear no es algo negativo, pelear en familia tampoco lo es, simplemente debemos de aprender junto con nuestros hijos una nueva manera de pelear, tratando de observar lo que sentimos e indagando un poco en las necesidades que realmente se esconden detrás del resentimiento.

Y por último, algunos consejos concretos de Stephanie Schneider para resolver conflictos con mente y corazón:

  1. Hay veces que callarse y quedarse tranquilo es lo único que ayuda a que una pelea no escale.
  2. Quién busca pelea, busca consuelo. (amor, apapacho, empatía)
  3. Con la pregunta concreta: ¿Qué puedo hacer en este momento para hacerte sentir mejor? estamos transmitiendo comprensión y empatía por lo que el resentido tendra oportunidad de buscar dentro de sí lo que realmente le molesta.
  4. Una pausa en medio de la discusión ayuda a aclarar las ideas y enfriar la cabeza.
  5. Hay que tener en cuenta porque peleamos… ¿Para ganar o para ponernos de acuerdo en algo? No luchemos en contra sino para llegar a algo.
  6. Cuando los pequeños pelean entre hermanos, no les digas que se las arreglen entre ellos sino guialos y muestrales el camino de como pueden arreglar sus diferencias de una manera armónica.

La autora en su libro también da tips concretos para Mamás y Papás que compartiré con ustedes en el siguiente post. ¡Esperalo! Y si vives en hannover y sabes Alemán  no dudes en comprarte este librito tan simpático que será de gran ayuda para recordarte como (saber) pelear en familia.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll To Top